Mirichis

Mirichis, el compañero de viaje

Actualmente, David Fernando Guacas está terminando su maestría en Artes Visuales en la Universidad de Nariño. Fue esta profesión la que le permitió conocer por casualidad el universo cinematográfico. Ingresó a la fundación Aleph Teatro, donde inició como luminotécnico y escenógrafo de obras nacionales e internacionales, y poco después se le presento la oportunidad de actuar en la obra “Los Clavijos” (ganadora de la Beca Nacional Escenas del Bicentenario del Ministerio de Cultura). Fue en este mismo recinto donde vio la convocatoria al casting de la sirga. Dio con William Vega también por casualidad, y sólo se percató que él era el director de la película, cuando lo invito a pasar a casting.

Mirichis es el mensajero de la laguna, un personaje alegre y sociable al que todos aprecian en La Sirga. Mirichis se va develando mediante etapas. Es pícaro en un principio, cuando quiere captar la atención de Alicia. Al rescatarla de su propia caída, se va revelando una segunda etapa, donde él es el compañero en la travesía de la solitaria joven; así, cuando logra ganarse su confianza, quiere ayudarla a enfrentar su sufrimiento, la invita de nuevo a vivir, a conocer la magia de La Cocha y a aprender a confiar de nuevo. Sin embargo, en esta travesía se va revelando un personaje enigmático que guarda un secreto.

Mirichis amortigua la tímida perspectiva de todos sobre el conflicto. No le teme, y es en este punto donde se convierte en un personaje enigmático, con la sospecha de algo turbio en su vida que hace que no le tema a la problemática, que aunque nunca se plasma en la imagen, se intuye a partir de los diálogos y el sonido. Mirichis puede ir a esos lugares que el resto ni se atreven a mencionar, ya que es un personaje de motivaciones claras y definidas, y para lograr su meta, alejarse del conflicto, debe aventurarse en su barca por una laguna, atravesar la niebla que no siempre se sabe qué oculta.

Después de rodar la sirga, David Guacas se siente orgulloso de su trabajo. Es más seguro de lo que puede hacer. Al principio tuvo miedo porque el cine era algo desconocido para él, pero Mirichis le abrió las puertas al campo audiovisual, lo hizo descubrir el cine como arte. Ahora trabaja en una serie de documentales regionales de Señal Colombia: “Cochaguaira entre lo pagano y lo divino”.