Exteriores

El llamado de la laguna

- Exteriores

En la lengua quéchua, Cocha significa laguna. Desde tiempos ancestrales, La Cocha ha sido considerada un lugar especial y mágico. Quienes la habitan y quienes la han visitado, aseguran sentir una carga energética particular, una vibra que se debe a la conexión con ese equilibrio armónico que sólo tiene la naturaleza. La inmensidad de este gran lago que se nutre del Río Guamúez nos recuerda el poder de la naturaleza, de la madre tierra, que nos brinda lo que necesitamos para vivir tranquilos.

La laguna, uno de los siete puntos energéticos de la tierra, es un personaje principal en la sirga. Es lo único que siempre está, siempre estará, como cómplice, como testigo, como proveedor. El espejo de agua refleja el universo interior de los personajes, aquello que tímidamente se dibuja en sus miradas.

Para William Vega “la escritura de la sirga tiene su origen en la seducción por un lugar geográfico periférico y desconocido por Colombia y el mundo. Más allá del espacio es la manifestación de asombro por la cosmogonía lugar. Campesinos con un legado indígena que hoy resisten ideológicamente para que sus tradiciones existan y sigan existiendo, para que la relación con la tierra y con el hermano sea limpia, pura y se extienda así por todos los tiempos y todos los espacios. Familias y vecinos construyen una vida admirable en medio de un país en conflicto, entre un país con hambre, desigualdad y guerra. Una comunidad que cambia sus formas de relación gracias a mujeres aguerridas que lideran la transformación del pensamiento tanto tiempo equivocado, que hirió la tierra y la desangró cobrando la vida de sus hijos

Líderes cansadas del destino desolador al que llevaba el desequilibrio ambiental por la extracción del carbón y la pesca indiscriminada en la laguna. Mujeres que vieron partir a sus hombres a la guerra por no tener otra opción de sustento. Son ellas quienes entienden que la tierra no es una herencia de sus padres sino un préstamo de sus hijos, y es esta responsabilidad la que les lleva a amar cada acto del día, con ellas, con los suyos, con las plantas, los animales y la gran laguna.”